miércoles, 29 de junio de 2016

Psique rota




Me he atrevido a empezar a programarla, con un cable, un enchufe y un teclado. Quizá, así, pueda por fin abrir los ojos esa ginoide. Tiempo ha que no levanta cabeza, tras varias capas de polvo y olvido. Quizá por eso mismo quiero revivirla, quiero verle andar y recuperar el habla.

Sin embargo, por más que lo intento, algo le falta.

¿Podría ser que la batería no funciona? ¿Habrá perdido el acceso a su memoria? O, por el contrario ¿será que el exceso de datos hace imposible su arranque, su renacer?

Temo poder levantar su carcasa y romper lo poco que puede mantenerse en pie, dentro de sí. Por eso me quedo aquí enviando instrucciones y esperando, inútilmente, a que grite a pleno pulmón que está viva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario